sábado, 1 de noviembre de 2008

Necesario cambio de reglas en el gran juego internacional


Sin duda existen enormes y muy extendidas diferencias en el grado de progreso económico y social a lo largo y ancho del planeta… y estas desigualdades en las situaciones materiales y sociales, de hecho clasifican a los diversos países de este mundo, según su grado de riqueza y su grado de pobreza…

Ciertamente los motivos que provocan estas diferentes realidades son ellos multicausales…

El analfabetismo, las carencias de infraestructuras físicas y logísticas, la corrupción político-administrativa, y la falta de preparación para el trabajo de extendidos grupos poblacionales, sin duda son cuatro de los factores que más incidencia tienen sobre el inadecuado desarrollo económico y social de ciertos países…

Pero sin duda el actual sistema financiero internacional también afecta negativamente a la mayoría de los países periféricos…

Por cierto que el actual sistema monetario internacional favorece y facilita el comercio internacional, y por este lado los efectos son obviamente positivos… pero los actuales mecanismos financieros también generan consecuencias negativas y perversas, entre ellas el sistemático y acumulativo aumento de la deuda externa de numerosos países dependientes…

Esta situación debe modificarse… esta situación debe revertirse…

Con urgencia… con premura… debemos cambiar las reglas del gran juego internacional… Con urgencia... con premura... debemos entender que el dinero surge de un acuerdo social, y que el dinero fiduciario es creado por una autoridad... Está bien, el otorgamiento de créditos, la concesión de préstamos, es lícito y válido que apliquen un interés compensatorio, al menos en los casos que directa o indirectamente en esas transacciones se encuentran enfrentados: (a) de un lado la autoridad creadora del dinero, la autoridad emisora y regulatoria del dinero; y (b) del otro lado personas y empresas, o sea entidades de vida finita y con intereses particulares, que se sirven y aprovechan de las infraestructuras físicas e institucionales brindadas por la recién mencionada autoridad... Pero... pero... en el nivel internacional en el que todas las entidades participantes, en el que todos los Estados participantes, supuestamente tienen todos ellos el mismo estatus, ¿será lícito aplicar intereses compensatorios a créditos y a préstamos?... ¿Será lícito dejar que algunos países inventen el dinero internacional, y será licito dejar que se cobre una tasa por el uso de ese dinero inventado?... Llamemos a la cordura... Llamemos a la reflexión... Este asunto merece ser analizado... Esta cuestión merece ser profundamente evaluada...