sábado, 1 de noviembre de 2008

El fenómeno de la globalización


Nuestra sociedad contemporánea hoy día se ha globalizado, ya que lo que ocurre en cierto punto geográfico de este mundo, de una manera o de otra potencialmente puede llegar a influir sobre otros individuos, aún cuando ellos eventualmente se encuentren en puntos geográficos muy distantes del lugar o epicentro inicialmente referido…

Nuestra propia sociedad contemporánea también se ha estandarizado, en el sentido que muchos procedimientos y que muchas tecnologías se han normalizado y se han extendido en su aplicación a lo largo y a lo ancho de nuestro planeta…

Y nuestra sociedad contemporánea ciertamente se ha mundializado, en el sentido que los conocimientos y que las informaciones hoy día circulan de un punto geográfico a otro cada vez con mayor intensidad y con mayor rapidez…

Y obviamente también podríamos decir que nuestra sociedad humana se ha estado globalizando en forma progresiva desde hace mucho tiempo, desde hace ya mucho mucho muchísimo tiempo, en el sentido que con toda evidencia el comercio internacional ha tenido un continuado y sostenido incremento en todas las zonas del planeta, provocando así que lo que los grupos humanos consumen y utilizan proviene cada vez en mayor proporción de entornos geográficos diversos y distantes…

En líneas generales y con toda evidencia, los procesos de globalización son algo positivo, y las distintas colectividades humanas deberían considerar este asunto con toda seriedad, y como una oportunidad para su propio y particular desarrollo económico y social…

A pesar de lo antedicho… ciertamente muchos movimientos sociales califican los procesos de globalización como algo negativo, especialmente en lo que atañe al sector financiero… y sin embargo… y sin embargo… es muy posible que los procesos de globalización en cuanto a las finanzas y en cuanto a la moneda, sean ellos los que verdaderamente puedan conceder una justa y renovada dimensión social a nuestra futura y vacilante organización societaria… Pensemos seriamente en todo esto... Cierto, la posición del Grupo Carlos J Cúdita ya es conocida, y se sabe que apoya la implementación generalizada del dinero virtual y del contrato digital... Cierto, la posición del Grupo Joan Bardina también es conocida, y se sabe que apoya la utilización generalizada del dinero telemático y de la factura-cheque telemática... Ambas posiciones tienen muchos puntos en contacto aunque difieren en algunos detalles... De todas formas, lo más conveniente para la sociedad puede estar en alguna de estas dos posiciones, o en otra idea, o en otro proyecto diferente... Pensemos, meditemos, reflexionemos... Algo tenemos que cambiar, pues es evidente que la actual estructuración social de base no puede darnos ni extendido estado de bienestar ni consolidada paz social, ni aún en los niveles más bajos... Pensemos, meditemos, reflexionemos, y hagamos algo sustantivo... Si hay algo mejor que la propuesta del Grupo Cúdita o que la propuesta del Grupo Bardina, bueno, adelante con los faroles... Pero esa conveniente y adecuada propuesta no va a surgir de la nada, no va a darse por generación espontánea, sino que hay que buscarla... El Grupo Cúdita y el Grupo Bardina ya han hecho lo suyo, y ya han esbozado su propia y personal propuesta... Ahora toca analizar esas soluciones, y si fuera el caso contraponer un proyecto mejor...