sábado, 1 de noviembre de 2008

Debemos comprometernos


Quienes hemos tenido acceso a la educación… y especialmente quienes hemos tenido acceso a una buena y plural educación formal… debemos reflexionar una y otra vez sobre los asuntos trascendentes que aquejan y que afligen a la humanidad…

Quienes alardeamos de tener cultura… y quienes hemos tenido la gran chance de frecuentar bibliotecas y mediatecas, museos, teatros y salas de espectáculos, academias científico-técnicas, galerías de arte, centros culturales, y escuelas filosóficas… tenemos la obligación ética y moral de pensar y de interesarnos de mil maneras diferentes, en todo lo concerniente a las problemáticas sociales, y especialmente en lo referente a la grave emergencia social que lamentablemente padece un importante sector de población…

Quienes logramos ver el horizonte… y quienes intuimos o imaginamos lo que podría haber más allá… debemos hacer el importante esfuerzo de comprometernos con nuestras propias ideas, y de comprometernos con los objetivos que razonablemente nosotros mismos nos hayamos fijado en base a nuestras propias y honestas reflexiones…

Quienes al ver mucho más allá del árbol así logramos ver el bosque… debemos comprometernos a generosamente comunicar a los demás nuestros proyectos… nuestras ilusiones… nuestros pensamientos… y nuestras visiones sobre una organización social más solidaria, más equitativa, más justa, y más eficiente… Adelante, no podremos cambiar si no hay propuestas a considerar... El Grupo Carlos Cúdita y el Grupo Joan Bardina ya han hecho lo suyo, y sobre la mesa ya han puesto sus respectivas propuestas de cambio de varias cosillas, entre ellas la naturaleza del dinero, para así sustituir dinero material (dinero visible) por dinero virtual (dinero sin base material específica)... Adelante, se esperan otras propuestas, y se esperan amplios debates en relación a las propuestas presentadas...