sábado, 1 de noviembre de 2008

La corrupción y el tejido social


La corrupción que hoy día se manifiesta y se multiplica en nuestra sociedad contemporánea, puede tener ella tales impactantes y extendidas consecuencias y efectos, que incluso ella puede estar en el origen de muchos quiebres democráticos…

La corrupción tiene por cierto una importante capacidad corrosiva y desestabilizadora de las instituciones republicano-democráticas…

La justicia y el progreso obligatoriamente requieren de un sano ordenamiento social que se ajuste a normas y a procedimientos que se respeten y que se cumplan, sin interferencias deshonestas que pudieran provenir de las cúpulas administrativas y políticas…

Ciertas cúpulas de poder despliegan un brillante y elocuente discurso contrario a la corrupción y al amiguismo, y por cierto siempre a favor de la transparencia, de la equidad, y de la justicia… aunque… desgraciadamente en lo político muchas veces se apoyan las medidas y las acciones que coyunturalmente se creen más ventajosas a corto plazo, rechazando o retrasando las legislaciones y las reglamentaciones que se perciben como incómodas o con menor rédito electoral… aunque estas últimas pudieran tener mayor rédito social en el mediano plazo y/o en el largo plazo... Esperemos de todo corazón que las cosas puedan cambiar... Esperemos de todo corazón que en las elecciones nacionales, la gente mayoritariamente vote apoyándose mucho más en lo racional que en lo emocional... Esperemos de todo corazón que algún día se imponga el dinero telemático como vía de ordenamiento social, y al tener entonces más transparencia y mejor calidad de información, esperemos que ello repercuta positivamente en la forma que la gente elige a sus representantes para la conducción de la cosa pública a nivel nacional y al nivel provincial...